COLUMNAS:

Buscar columnas:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva UDP


Columnas

Chile no viró a la derecha...

Cristóbal Aninat

Publicada el: 18/01/2010


La Segunda, lunes 18 de enero de 2010

*Columna escrita en conjunto con Gregory Elacqua

Ayer el Ministro del Interior anunciaba que el país había virado a la derecha. Creemos que la conclusión es diferente. La Concertación viró hacia la izquierda, dejando huérfano al centro político y a la nueva clase media aspiracional, a la vez que la Alianza, al menos en su discurso, viró hacia al centro.

En esta elección ganó la clase media aspiracional. Ganó el énfasis en el futuro y en generar mayores oportunidades para la población. Ganó el reconocimiento a la obra de la Concertación y perdió la autoflagelancia. Perdió la coalición progresista y su visión excluyente de la política. Perdió además la imagen de Bowen como la renovación de la Concertación y la idea de que se puede hacer una campaña exitosa en base a subestimar al electorado.

La segunda vuelta se trataba de conquistar los votos de MEO y en ese contexto la elección comenzó el 14 de diciembre con una posición relativa de los candidatos muy diferente a la interpretación hecha por el comando de Frei. La diferencia entre los candidatos no era de 14 puntos como aparecía al leer los resultados literalmente. Piñera contaba con una base de 48% y Frei con 47% del electorado. En base al voto cruzado de primera vuelta se podían estimar lo siguiente: 20% de los votos de MEO, es decir 4% del electorado, votó por parlamentarios de la Alianza, por tanto se podía esperar que esos votos se fueran a Piñera. Por su parte, Frei contaba ya al inicio de la segunda vuelta con su 29,6%, más la mayoría del 6,1% de Arrate, y el 60% de los votos de MEO que en las parlamentarias votaron por las listas de la concertación y de MEO, 7,1% y 4,1% respectivamente.

Piñera 48% y Frei 47%. La elección se definiría por el candidato que lograra conquistar el 5% restante, es decir los votantes de centro que votaron por Meo en primera vuelta. Piñera hizo la interpretación correcta desde el principio. Enfocó su discurso a la clase media aspiracional y moderó las posturas tradicionales de la derecha valorando el legado de la Concertación (descartando la teoría del desalojo de Allamand), enfatizando la importancia de la protección social y de generar crecimiento, empleo y mayores oportunidades para los sectores medios.

A Frei en cambio el 29,6% de votación en primera vuelta lo hizo perder el foco. No pudo sobreponerse al hecho que la Concertación por primera vez se hubiera dividido en primera vuelta, y en vez de enfocarse en las nuevas necesidades e identidad del país, se enfocaron en los malestares de las cúpulas de la Concertación. Utilizaron a Bowen como un símbolo vacío de renovación política y enfocaron su discurso en ideas estatistas que sólo apelan a la base dura de la Concertación. El concepto de la coalición progresista enfatizado en la segunda vuelta refuerza esta visión. Sin embargo, como dijimos en nuestra columna del miércoles pasado en este medio, se sabía de antemano que la coalición progresista sólo sumaba el 47%. En vez de enfatizar los logros de la Concertación (responsable de la consolidación de la economía social de mercado, de la mejoría significativa de los estándares de vida de toda la población, en especial del 40% más pobre, y del surgimiento de una amplia clase media aspiracional), se abocaron a atacar al mercado, enfatizar la educación pública y dar un trato preferencial a las universidades estatales.

Esta visión excluyente necesariamente dificultaba el apoyo de la gran mayoría de padres de clase media que tienen sus hijos en colegios particulares subvencionados, a los que por primera vez llegaban a la educación superior a través de instituciones privadas y, en general , a la clase media que hoy vive inmersa en el mercado. Negaba su identidad y no ofrecía soluciones a sus reales necesidades.

Andrea, la vendedora de Isapres, ejemplifica a este sector que siendo producto de los éxitos de la Concertación, y que en el pasado había votado por ella, decidió la elección en favor de Piñera.