COLUMNAS:

Buscar columnas:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva UDP


Columnas

Tras el desastre: el rol de las capacidades asociativas locales

Jorge Rodríguez

Publicada el: 10/03/2010


La Segunda, miércoles 10 de marzo de 2010

Esta columna fue escrita en conjunto con Carolina Salazar

La reconstrucción será sin duda el gran desafío del gobierno entrante. Está claro que para lograrla deberá tener un rol activo, sin embargo, la pregunta es cómo realizarla.

En un primer ámbito, algunos estudios que analizan los fenómenos sociales y políticos luego de desastres de gran magnitud han demostrado que las políticas desde “arriba hacia abajo” –es decir, aquellas definidas en lo medular desde el gobierno central- no son las adecuadas, ya que han mostrado poca flexibilidad ante ambientes de gran incertidumbre y baja adaptabilidad frente a realidades locales. Esto lleva muchas veces a que las propias comunidades improvisen y adapten las reglas impuestas desde arriba a sus necesidades particulares.

Ante ello, la política de reconstrucción debe ser tanto desde “arriba hacia abajo”, como desde “abajo hacia arriba”. Esto implica que los actores y organizaciones locales participen activamente de la gestión de las iniciativas de reconstrucción, haciéndolos responsables de la definición de metas así como de la implementación de las iniciativas que se definan.

En un segundo plano, la reconstrucción no sólo debe tomar en cuenta los bienes materiales perdidos, sino también el fortalecimiento y reconstitución del capital social, en el cual el país tiene un déficit histórico. Se ha estudiado ante eventos similares, que la recuperación de una comunidad dependerá no sólo del daño inicial, sino de la capacidad colectiva de sus integrantes para organizarse en torno a un objetivo común (resiliencia social). Esto hace que la construcción de capital social y de las consecuentes capacidades asociativas de la comunidad, sean elementos que tienen un gran impacto a la hora de gestionar recursos de forma ágil y eficaz. Adicionalmente, la inversión en capital social contribuirá significativamente a generar un desarrollo sostenido a nivel local, tal como ha sido estudiado en distintas regiones en el mundo. Para reedificar el capital social y lograr una colaboración efectiva que acelere la recuperación, se necesita reconstruir la confianza y credibilidad entre los actores involucrados.

El desarrollo regional depende fuertemente de las interdependencias que se generan en las mismas comunidades. Esta conclusión –que ha sido ampliamente estudiada- toma especial relevancia e impacto en el contexto de un desastre: un ejemplo claro son los saqueos que han ocurrido en distintas ciudades. Ante ello, las políticas de reconstrucción deben tomar en cuenta la generación de capital social como una forma de incrementar el impacto positivo que puedan tener las políticas públicas que se adopten en las localidades afectadas.



Publicaciones relacionadas:




Columnas relacionadas:




Videos relacionados:




Audios relacionados:




Perspectivas relacionadas: