COLUMNAS:

Buscar columnas:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva UDP


Columnas

Mapocho limpio

Pablo Allard

Publicada el: 11/07/2007


La Tercera, domingo 10 de junio de 2007

Las riberas del Mapocho han sufrido dramáticas transformaciones que han puesto en discusión el valor y potencial urbano de más de 150 hectáreas que la ciudad ha dado la espalda, salvo algunas “caletas” de indigentes que se encuentran bajo sus puentes. Esta imagen podría cambiar en los próximos años, cuando termine la construcción del colector de aguas servidas que correrá paralelo al cauce por más de 25 kilómetros, atajando todas las descargas y conduciéndolas directamente a las plantas de Tratamiento. Esta magna inversión, realizada con capitales privados (que aumentará en cerca de 300 pesos nuestras cuentas de agua) se suma al ambicioso Plan Maestro de Aguas Lluvias de la capital, el cual contempla que para el 2010 la totalidad de las aguas servidas de la ciudad serán conducidas separadas de las aguas lluvias y tratadas en las plantas de la Farfana, el Trebal y Los Nogales (aún en proyecto).

Bien poco queda del paisaje original del Mapocho. Las constantes canalizaciones y la construcción de la autopista Costanera Norte, arrasaron finalmente con un paisaje entrañable de bolones y gaviones de piedra, sauces ribereños y bosques de eucaliptos. Muchos piensan que con este colector se abre una nueva oportunidad para reflotar el “Mapocho Navegable” de Piñera, que pese a sus méritos por recuperar el río como espacio público, carece de elementos que aseguren su rentabilidad económica. Por otro lado, tratar de hacer navegable un río cuya principal característica es ser un torrente cordillerano que corre a gran velocidad dada la pendiente de Santiago, no haría más que exacerbar la artificialidad del principal corredor ecológico de nuestra ciudad. Por último, si bien las aguas del Mapocho serán más limpias, ellas estarán lejos de ser bucólicas aguas cristalinas dada la cantidad de material que arrastra a su paso.

¿Cómo aprovechar entonces esta inversión como una oportunidad? La respuesta es simple: Ocupando el lecho. El carácter temporal del caudal, hace que el Mapocho durante largos períodos del año lleve un caudal bastante moderado, dejando totalmente en desuso cientos de hectáreas de espacio público continuo a lo largo de toda la ciudad. Ahora que esas aguas serán limpias, el caudal permanente puede ser conducido, de manera de incorporar ciclovías que recorran la ciudad sin ninguna interrupción. Junto a las ciclovías podría haber canchas deportivas y espacios públicos cuyo diseño permita que, ante las inminentes crecidas, el agua ocupe la totalidad del cauce.

El paso siguiente debiera ser restaurar el corredor ecológico, trabajando un plan de reconfiguración del cauce que incorpore especies vegetales y elementos que mejoren en forma natural las condiciones de oxigenación de las aguas y reconstituyan en parte la flora y fauna del lecho hoy perdida. Si a estas alturas creen que esto es mucho pedir, los invito a revisar el plan de recuperación del río Besos en Barcelona (en la foto), donde la empresa sanitaria AGBAR y un conjunto de entidades gubernamentales unieron fuerzas para recuperar un lecho mucho más degradado que nuestro Mapocho. Los beneficios no sólo fueron ecológicos sino que revitalizó las áreas más marginadas de la ciudad, devolviendo dignidad y una nueva identidad a miles de ciudadanos. Ahora que estamos botando la plata en los errores de la mala planificación y el resto se guarda en bonos al 2%, es hora de hacer las cosas bien y potenciar estas inversiones “sectoriales” como inversiones cívicas. Mientras escribo esto las autoridades locales están a punto de desechar un proyecto similar al descrito para el Zanjón de la Aguada. Pese a tener la ingeniería terminada, los estudios de factibilidad y las obras financiadas, no hay entidad pública que se quiera hacer responsable de la mantención del futuro parque, que es una porción ínfima del presupuesto. ¿Falta de gestión o de liderazgo? eso lo sabremos pronto.



Publicaciones relacionadas:




Columnas relacionadas:







Audios relacionados:




Perspectivas relacionadas: