COLUMNAS:

Buscar columnas:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva UDP


Columnas

Desmantelando la cultura urbana

Pablo Allard

Publicada el: 25/08/2008


La Tercera, domingo 24 de agosto de 2008

Vergonzosas son las imágenes que las concesionarias de autopistas urbanas en Santiago hicieron públicas esta semana, donde se muestra a temerarios lanzas desvalijando la infraestructura que nos permite viajar seguros y confiados por la ciudad. Estas verdaderas “termitas” urbanas, ya no solo acosan a los conductores en las entradas y salidas, sino que imprudentemente –frente a las cámaras de vigilancia- son capaces en pocos segundos de cortar y acarrear árboles, cercos de protección, kilómetros de cables, intercomunicadores S.O.S, pantallas acústicas y hasta un poste de alumbrado de más de 15 metros.

Este tipo de vandalismo incide fuertemente en los costos de mantención de estas sofisticadas autopistas, y si no fuera porque los operadores celosamente cumplen el compromiso de mantener a punto sus vías y estándares de servicio, el deterioro sería notorio e incremental. Sin duda, otra ventaja de haber privatizado la construcción y operación de nuestras vías. ¿Qué podemos hacer nosotros, usuarios, para evitar este pillaje? Hacerse el héroe y frenar para disuadirlos sería tan irresponsable como peligroso, pero atendiendo a que muchos tenemos celulares con manos libres, no costaría nada avisar a Carabineros o a la misma autopista indicando el kilómetro en que se produce el robo, en lugar de hacerse el desentendido.

Si bien estas nuevas infraestructuras de movilidad han detonado toda una serie de cambios en el territorio y sus habitantes, estas transformaciones nos invitan a responder con mayores niveles de responsabilidad cívica ante lo que significa esta promesa de modernidad. Los robos, carreras y accidentes son el lado negativo de un fenómeno mucho mayor que ha cambiado, sin darnos cuenta, nuestra cultura urbana. Los valores cívicos positivos que han surgido con las autopistas urbanas en Chile son más amplios, desconocidos y promisorios que aquellos que muestran las cámaras. Quizás si el más sorprendente y que se considera caso de estudio a nivel mundial, es el de la responsabilidad respecto del cobro electrónico de peajes.

Al comienzo del programa de concesiones, algunos vaticinaban que los chilenos no estaríamos preparados culturalmente para estos cambios, argumentando que dados los niveles de desconfianza y “pillería” propia de los chilenos, no seríamos capaces de hacernos responsables de sistemas de cobro remoto (TAG), más aún si se implementaban en forma integrada entre más de cuatro operadores distintos. Pese a lo anterior y, que el único caso medianamente exitoso en el mundo era el de Singapur –país con una agresiva política de valores cívicos que llega a los azotes-, los chilenos esperamos estoicamente en largas filas para obtener esa cajita mágica que nos cobraría –por medio de una serie de destellos electrónicos- nuestro paso por las autopistas.

A lo ya engorroso que fue acceder al TAG, una vez pegado en nuestro parabrisas, confiamos ciegamente en sus cálculos y pitos. Y somos miles los que religiosamente pagamos la cuenta, pese a no entender cómo funciona el mecanismo o la estructura tarifaria. Este avance demuestra claramente la confianza y responsabilidad cívica de la gran mayoría de usuarios de las autopistas urbanas en Chile, pero la sorprendente acogida y respuesta de los usuarios también es prueba de la disponibilidad a pagar cuando se percibe un beneficio real, producto de un buen servicio y buena gestión. La antípoda de ello es la evasión que actualmente condena al Transantiago, donde claramente se han menoscabado los valores cívicos desde el momento que la evasión dejó de ser una protesta contra un mal servicio y hoy bordea la inmoralidad. Es tarea de todos “merecernos” los beneficios de la modernidad y sentirnos co-responsables de cuidarla, protegerla y enriquecerla, en lugar de hacernos los desentendidos y pasar de largo.



Publicaciones relacionadas:




Columnas relacionadas:




Videos relacionados:




Audios relacionados:




Perspectivas relacionadas: