COLUMNAS:

Buscar columnas:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva UDP


Columnas

Equidad en Salud: Un paso más allá

Marcos Vergara

Publicada el: 02/11/2007


La Segunda, miércoles 31 de octubre de 2007

Aunque la situación de la salud en Chile posee una serie de elementos susceptibles de se mejorados, no hay que desconocer que el Sistema de Garantías Explícitas, en tanto plan único, es un elemento importante a la hora de estructurar la equidad, en el acceso y en el financiamiento, de la salud de las personas de nuestro país. Las 56 garantías vigentes apuntan finalmente al 60% de la carga de enfermedad, además, aseguran las coberturas apropiadas para una serie de problemas que hasta ahora implicaban importantes gastos de bolsillo con la consecuente desprotección de las personas frente a ellos.

Pese a lo anterior, tarde o temprano un país que progresa habrá de plantearse, con un enfoque de bien común, la construcción de un modelo solidario de ingresos y riesgos que elimine la discriminación entre ciudadanos en el modelo de cuidados de la salud.

En ese marco, un aspecto sustantivo por resolver es si acaso esta protección universal se materializa con un asegurador único o con uno múltiple, dada la experiencia del país. Aquí, cabe destacar que si uno examina la historia del sector de la salud en Chile, nunca han existido referentes normativos o acuerdos sociales solidarios muy claros en esta materia. Frente a ello, la impresión que queda es que nuestra historia en esta área es más bien un relato de segmentación social desde sus orígenes.

Esta segmentación ha estado fuertemente influenciada por el interés en el ejercicio de la profesión médica, el que ha determinado fuertemente la institucionalidad del sistema de salud. Es decir, la formación de profesionales se realiza preferentemente en el sector público, en un ambiente administrativamente burocrático y, como contrapartida, mal remunerado, con clientela menos exigente; mientras que el ejercicio lucrativo ocurre en el sector privado, con más control de calidad y ciudadanos empoderados y vociferantes.

Separar estos dos mundos es una situación muy cómoda para el ejercicio de la profesión médica y la pregunta que uno se hace es: si el país quisiera introducir reformas tendientes a asimilar mutuamente estos dos mundos, ¿qué le ofrece a los médicos para resolver apropiadamente su problema formativo y de ejercicio de la profesión, evitando que sean continuos opositores a estos procesos? Esta interrogante que es particularmente válida dado el interés y la importancia que reviste para toda la población el hecho de que la formación médica sea óptima.



Publicaciones relacionadas:




Columnas relacionadas:




Videos relacionados:




Audios relacionados:




Perspectivas relacionadas: