COLUMNAS:

Buscar columnas:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva UDP


Columnas

Una cuestión de derechos

Raúl Arrieta

Publicada el: 03/11/2010


La Segunda, miércoles 3 de noviembre de 2010

"...el país precisa construir un Sistema de Protección de Datos en el cual confluyan armónicamente tres elementos indispensables."

La pretensión de convertir a Chile en un espacio apto para proveer servicios con valor agregado implica hacer de éste un lugar en el que los datos de las personas sean tratados de una forma que permita realmente asegurar el pleno respeto de los derechos fundamentales, siendo esto una exigencia que nos impone nuestro entorno de referencia sin espacio de negociación. La razón es sencilla, la forma en que se tratan los datos personales afecta directamente los derechos de las personas y mientras no cambiemos las actuales condiciones la información de dichos países no podrá ser tratada en Chile sin cumplir largos y burocráticos trámites, que son caros y toman mucho tiempo, con lo que perdemos ventajas comparativas con nuestros vecinos y figuramos sin cumplir deberes internacionales, a la vez que mantenemos a nuestros ciudadanos sujetos a la buena voluntad de los tratantes de datos.

Lo que resulta curioso e inaceptable es que llevamos más de una década discutiendo qué debemos hacer para que en nuestro país no se sigan conculcando los derechos de los ciudadanos, pese a que internacionalmente esto ya se resolvió hace casi 30 años, por lo que no debiera ser muy difícil imaginar qué camino adoptar, más aún cuando en Chile todos los expertos coinciden.

Así, el país precisa construir un Sistema de Protección de Datos en el cual confluyan armónicamente tres elementos indispensables. El primero, un régimen sustantivo de principios y derechos que regulan quién, cómo, cuándo y con autorización de quién se tratan los datos. El segundo, un régimen sancionatorio claro y fuerte que se le aplique a quienes tratan datos en contravención a los principios y derechos consagrados sustantivamente. El último, la creación de una autoridad de protección de datos que junto con educar a los ciudadanos respecto a sus derechos y la forma de ejercerlos, fiscalice el cumplimiento de la normativa e imponga las sanciones provenientes de su incumplimiento.

En Chile tenemos un sistema que está lejos de ser lo que debería. Con preocupación observamos como a diario se siguen generando múltiples instancias que nos auguran un mayor desarrollo económico y social, prescindiendo de la tutela de nuestros derechos fundamentales. Con ello no quiero decir que nos debamos detener en ello, sino que no podemos seguir demorándonos en abordar las materias que tienen que ver con el tratamiento de la información de las personas, después será tarde, la información y su flujo no se podrán detener y los derechos individuales no serán más que una quimera que el Estado no pudo garantizar.



Publicaciones relacionadas:




Columnas relacionadas:




Videos relacionados:




Audios relacionados:




Perspectivas relacionadas: