DESTACADOS:

Buscar En profundidad:

Ingrese un criterio de búsqueda:


Temas Expansiva


En profundidad

23/09/2010

¿Reformas talla S o XL?

Columna escrita por Jorge Marshall

La Segunda, miércoles 22 de septiembre de 2010.

...Actualmente hay numerosas distorsiones que limitan la productividad, las que están diseminadas en diversos sectores, por lo que muchas reformas de tamaño S tendrían un efecto bastante mayor que concentrar el esfuerzo en una gran iniciativa XL...

La celebración del bicentenario permitió renovar el espíritu de unidad que ha estado en la base del progreso de Chile en las últimas décadas, por lo que el Presidente Piñera merece un reconocimiento especial. Ahora volvemos a la tarea de avanzar por el camino que nos hemos trazado, para lo cual hay cambiar la idea de que los gobiernos tienen que concentrar su capital político en pocas iniciativas grandes (XL) por el concepto de un acuerdo amplio que permita enfrentar simultáneamente muchas acciones pequeñas (S). En este último cada acción por sí sola puede parecer insignificante, pero su acumulación terminará acercándonos al desarrollo.

Actualmente hay numerosas distorsiones que limitan la productividad, las que están diseminadas en diversos sectores, por lo que muchas reformas de tamaño S tendrían un efecto bastante mayor que concentrar el esfuerzo en una gran iniciativa XL. Por ejemplo, mejorar la gestión de las empresas, de la educación, de los hospitales y del gobierno en todos sus niveles tiene enormes efectos en la productividad del país, aunque depende de decisiones descentralizadas en varios cientos de miles de organizaciones públicas y privadas. Así, las reformas de tamaño S permiten que los costos no se concentren en un grupo específico y que los beneficios vengan de cambios en muchas áreas, lo que además permite aprovechar las complementariedades que se producen al actuar coordinadamente en diferentes ámbitos. Esto significa que las reformas simultáneas de este tipo funcionan mejor, aunque requieren de mayor capacidad por parte del gobierno para implementar cambios en diferentes sectores.

Mientras las reformas XL se hacen desde el gobierno, las acciones pequeñas tienen un origen más disperso y la experiencia nos enseña que las políticas que se piensan y se aplican desde arriba, sin considerar lo que ocurre en la base social, son normalmente inefectivas. El progreso depende, en definitiva, de la capacidad que tiene la sociedad de trabajar en forma conjunta. La desconfianza entre las personas y respecto de las instituciones lleva a que los grupos sociales dialoguen poco y demanden más regulación del Estado, lo que reduce la flexibilidad de los mercados, aumenta el costo de las iniciativas colectivas y disminuye la posibilidad de avanzar al desarrollo.

De este modo una nueva generación de reformas de tamaño S debe apoyarse en un acuerdo político amplio, que considere mecanismos de participación y que avance en la modernización del Estado. Esto será posible si las iniciativas son parte de un proyecto mayor, que apunte a mejorar la calidad de vida de toda la sociedad y a lograr el anhelado salto al desarrollo.



Publicaciones relacionadas:




Columnas relacionadas:




Videos relacionados:




Audios relacionados:




Perspectivas relacionadas:




envia a un amigofacebookyoutube